Salvador Pániker

Todo entrevistado queda reducido a los límites mentales de su entrevistador.

Deja un comentario