Día: 2 marzo, 2011

Fernando Savater

La política no es siempre ni mucho menos buena, pero su minimización o desprestigio resulta invariablemente un síntoma mucho peor.