Elsa Morante

Un pueblo que tolera los delitos de su jefe se convierte en cómplice de esos delitos. Pero si los favorece y los aplaude, peor que cómplice, se convierte en el mandante de esos delitos.

P.D. Impresionante este post en Vaticalia, blog de El País.