Paulo Coelho

Yo sabía que era imposible cambiar mi país, Brasil. Era imposible cambiar mi Estado y mi barrio, pero pensé que a lo mejor podría cambiar mi calle.