John F. Kennedy

Hace dos mil años, el alarde más orgulloso era “civis romanus sum”. Hoy, en el mundo de la libertad , el alarde más orgulloso es “Ich bin ein Berliner” (…) Todos los hombres libres, dondequiera que vivan, son ciudadanos de Berlín y, por tanto, como hombre libre, me enorgullezco en las palabras ”Ich bin ein Berliner!”.

Edward “Ted” Kennedy

El trabajo sigue, la causa persiste, la esperanza sigue viva y los sueños nunca morirán.