Leonard Cohen

(…) y quieres viajar con ella
y quieres viajar a ciegas
y sabes que puedes confiar en ella
porque ha tocado tu cuerpo perfecto con su alma (…)